ACIDO HIALURONICO

El ácido hialurónico es una sustancia biocompatible, es decir que el cuerpo la asimila por ser un componente que se encuentra en varias partes del cuerpo, entre ellas la piel. A medida que pasa el tiempo esta sustancia disminuye y el organismo no es capaz de reponerla, causando el envejecimiento, la aparición de las arrugas y la pérdida de firmeza de la piel. Su mecanismo de acción consiste en la capacidad de atraer y retener el agua, por eso al ser aplicado en la piel la hidrata y genera más producción de colágeno, eliminando así las arrugas y devolviéndole su tersura y luminosidad. En cirugía plástica su objetivo es el de relleno pero de áreas pequeñas como son las de la cara.

Existen varias presentaciones según su densidad ya sea para arrugas finas como las patas de gallina alrededor de los ojos y las arrugas alrededor de los labios, para relleno de labios o surcos nasogenianos y en los pómulos para darles mayor proyección o volumen.


Este procedimiento se hace en el consultorio y consiste en aplicar de forma subcutánea el ácido hialurónico en las zonas de la cara en donde se desee borrar arrugas, atenuar surcos y además dar volumen, con una leve molestia que en pocos segundos desaparece. Los cuidados posteriores al procedimiento son no exposición solar hasta que desaparezcan los morados (equimosis) en caso de presentarse.


El resultado definitivo se ve a las 72 horas de aplicada la sustancia y su efecto dura 1 año a un año y medio.


Este tratamiento puede ser complementario al del Botox ® o toxina botulínica para borrar las arrugas muy marcadas que esta última no puede desaparecer al disminuir la intensidad de la contracción muscular. Por lo tanto el mecanismo de acción de estas dos sustancias es diferente, la toxina botulínica actúa sobre la contracción muscular y el ácido hialurónico es para rellenar.

WhatsApp Agende su cita AQUÍ