BOTOX O TOXINA BOTULINICA

El nombre Botox ® es una marca registrada del primer laboratorio farmacéutico que comercializo la toxina botulínica, la cual es producida hoy en día por varios laboratorios farmacéuticos con diferentes nombres. Es usada en algunas enfermedades neurológicas y en cirugía plástica para el tratamiento de las arrugas y las líneas de expresión a muy bajas dosis por lo que no produce toxicidad.

 

Hay personas cuyos músculos de la cara son muy fuertes al realizar los movimientos de la expresión facial, dando un aspecto de mal humor sin que lo estén, o realizan contracciones musculares mas frecuentemente produciendo arrugas que se pueden tornar permanentes, generando una apariencia envejecida.

 

Prácticamente se tratan los músculos de los dos tercios superiores de la cara como los de la región frontal, la parte lateral de los ojos (patas de gallina) y el entrecejo. El objetivo no es paralizar estos músculos, sino que la toxina botulínica disminuya la fuerza de su contracción, dejando un rostro natural y expresivo, atenuando las arrugas que ya están presentes y previniendo que lleguen a marcarse las que pueden aparecer por los movimientos faciales repetitivos y la intensidad de la contracción muscular, por lo que es necesario aplicar la dosis adecuada y conocer muy bien la anatomía de los músculos faciales.

Se aconseja aplicar después de los 30 años cuando empiezan a aparecer las arrugas y se marcan las líneas de expresión, pero puede ser antes con el objetivo de prevención, requiriendo posteriormente menos aplicaciones.


Este procedimiento se hace en el consultorio y consiste en aplicar la toxina botulínica con agujas muy finas en las áreas problema, causando una leve molestia que dura unos pocos segundos. Los cuidados posteriores al procedimiento consisten en no aplicar presión en los sitios de punción por riesgo de difusión de la molécula a otros músculos que no deben ser paralizados ni atenuarse su función, por ello se recomienda no uso de maquillaje el día de su aplicación, no realizar masaje en la cara, no dormir las 4 horas siguientes y uso de protector solar en caso de que se produzcan morados (equimosis).


El resultado definitivo se logra ver a los 5 días de la aplicación. El efecto dura aproximadamente de 4 a 6 meses, por lo tanto para volver a tener los mismos resultados se requiere continuar la aplicación de la toxina botulínica periódicamente, de lo contrario aparecerán nuevamente las arrugas y la contracción muscular, aunque de una forma mas leve ya que el musculo queda con memoria, lo que quiere decir que la contracción no será tan intensa como antes de aplicar la toxina botulínica por primera vez ya que se acostumbra a estar relajado, además como no se forman arrugas durante el tiempo en el cual el producto actúa el colágeno no se afecta. Todo esto también se traduce en que las próximas aplicaciones pueden llegar a ser menos frecuentes debido a que el efecto de la toxina botulínica dura mas.


Este tratamiento puede ser complementario al de la aplicación del acido hialurónico para borrar las arrugas muy marcadas que la toxina botulínica no puede desaparecer al disminuir la intensidad de la contracción muscular. Por lo tanto el mecanismo de acción de estas dos sustancias es diferente, la toxina botulínica actúa sobre la contracción muscular y el acido hialurónico es para rellenar.

WhatsApp Agende su cita AQUÍ